ynsadietnatural_pareja

Nos fuimos de Feria de Marcas Blancas

Como os fuimos contando en nuestras páginas de Facebook y en nuestro Twitter, los pasados días 23 y 24 de noviembre estuvimos en la Feria de Marcas Blancas celebrada en el Ifema de Madrid. Además de haberos traido fotos, tenemos unas cuantas impresiones de nuestro Director Comercial, Luis Miguel Alonso, que también queremos compartir con vosotros. Él estuvo presente en nuestro stand durante todo el evento, atendiendo a las consultas de los asistentes e intercambiando puntos de vista con otros profesionales. ‘La experiencia en la feria -nos cuenta Luis Miguel- ha sido muy gratificante para el equipo de Ynsadiet‘ Los motivos que nos ha detallado son varios, por ejemplo, Ynsadiet fue la única empresa del sector dietético español que estuvo presente. ‘Además, fue una ocasión excelente para hacer nuevos contactos y conocer a gente que estaba muy interesada en lo que hacemos’ -apunta el Director- ‘Gracias a estos días, es muy posible que empecemos a fabricar líneas de productos para nuevos clientes. Y lo mismo a la inversa, conversamos con fabricantes que nos pueden proveer con nuevos productos’. La asistencia a eventos es siempre una buena forma de reciclarse y estar al día de las tendencias del mercado. Por eso, esta Feria de Marcas Blancas se ha convertido en una cita ineludible para Ynsadiet. Así lo confirmó la afluencia de clientes que pasaron a saludar a nuestro Director de Producto, Pedro Palomo así como a nuestro Jefe de Ventas, Rafael Requena. La nota femenina la puso Ana María Solé, nuestra Coordinadora Comercial de las zonas de Cataluña, Levante y Andalucía. ¡Os dejamos unas fotos!

Nuestros regalos de Navidad. Solo apto para emprendedores ;-)

Es un secreto a voces, en Ynsadiet tenemos un gran afán por facilitar la incorporación al panorama laboral de nuevos emprendedores. El mercado está negro y a la ocasión la pintan calva así que atentos, futuros empresarios, porque aquí tenéis una ocasión de las que no tienen ni un pelo. Llevamos un tiempo dándole vueltas a cuál sería la mejor ayuda para fomentar que la gente arriesgue, apueste por dejar de buscar un trabajo para otros y se monte su propio negocio. Tanto pensar para después darnos cuenta de que en la propia pregunta estaba la respuesta: hay que animar a los valientes reduciendo el riesgo. ¿Y eso cómo se hace? Pues reduciendo la inversión que los futuros empresarios tienen que hacer para montar una tienda de La Ventana Natural. Así pues, hemos bajado nuestro canon de franquicia no uno ni dos, sino tres mil euros, nada más y nada menos. Esto será posible gracias a que ahora Ynsadiet asumirá gran parte de los gastos de montaje, porque creemos que este esfuerzo merece la pena. Y seguimos creciendo La Ventana Natural acaba de adquirir una nueva franquicia para ampliar el número de establecimientos propios de la marca. Esta nueva adquisición se encuentra en Barcelona, dentro del Barrio de Sant Andréu, en la calle Borriana 1-13 local 2, donde podremos atenderle y asesorarle con la profesionalidad que nos caracteriza. También podrán, si así lo prefieren, hacer sus compras y consultas en la otra franquicia La Ventana Natural que tenemos en Barcelona, situada en la calle Doctor Pi y Molist, 64. No olviden preguntar por nuestras ofertas y promociones, sobre todo si están pensando en regalos para estas fiestas. Qué mejor forma de sorprender que regalando bienestar con nuestra gama de más de 700 productos naturales. Asimismo, La Ventana Natural ha adquirido otra nueva franquicia ampliando su número de establecimientos propios en Zaragoza, muy cerca del Estadio de Fútbol de la Romareda, en la avenida de Juan Carlos I, 61. Estamos muy orgullosos de, en los tiempos que corren, seguir creciendo. Y esto lo hacemos gracias a la confianza de un gran equipo y de todos esos emprendedores que han decidido aprovechar este momento para montar su negocio con La Ventana Natural. Ya tenemos tiendas herbodietéticas repartidas por toda España. Si pincháis aquí, podréis ver el mapa. Estas fiestas, regala bienestar natural Dentro de las franquicias de La Ventana Natural podrás encontrar el mejor regalo para esta Navidad, somos especialistas en crear cestas de productos naturales, cosméticos, alimentación, complementos… Tenemos ocho tipos de cestas diseñados para ajustarnos a todos los gustos y necesidades. En esta época en la que cada vez es más difícil regalar o, mejor dicho, elegir un regalo ya que prácticamente tenemos de todo. Qué mejor regalo que algo para utilizar en primera persona, algo natural, que aporte bienestar... ¿imagináis cómo lo difrutarán vuestros familiares y amigos? ¡Nosotros sí y no podemos esperar para verlo!  

Mil y un menús para disfrutar de la Navidad

Parece que si pronuncias la palabra ‘Navidad’ quieres decir ‘exceso’. Comilonas con amigos, familia, compañeros de oficina… estas fiestas parecen más que la celebración del nacimiento de un niño una confabulación contra tu vientre plano. Pero no temáis, amigos de la vida saludable, aquí estamos nosotros para orientaros a la hora de comer en estas fechas. Esta Navidad os sugerimos que elijáis calidad, no cantidad. Y para demostraros que el comer bien no está para nada reñido con el deleite, os vamos a dejar una lista de menús navideños que te permitirán conservar tu figura. No te saltes el aperitivo Son buenas opciones el marisco, jamón, lomo o algo de salchichón ibérico sin pan, calamar, mejillones, almejas o coquinas. Podemos hacer brochetas y palitos de verdura a base de apio, zanahoria o calabacín. Una salsa estupenda es la casera hecha de yogurt desnatado, aceite de oliva, vinagre y sal. También resultan exquisitos los patés vegetales Hijas de sol untados en regañas o palitos integrales Ecotahona ‘Hijas del Sol’ o con pan Dextrín ‘Hijas del Sol’. Primer plato pero también segundo –       Mariscos cocidos o a la plancha acompañados de mayonesa hecha con leche desnatada. –       Pescados al horno preparados a la sal acompañados con una vinagreta hecha de aceite de oliva, yema de huevo duro, sal y vinagre. –       Crepes de marisco, bonito, cangrejo, carne picada, huevo duro, etc. Para rellenar hojas de col, meter después en el horno con un poco de tomate natural y queso rallado (las hojas deben estar precocidas). –       Pavo asado al horno con vino y hierbas olorosas acompañado de verduras y patatas al vapor. –       Solomillo de ternera. –       Cordero al horno o a la plancha (chuletas o paletilla) acompañado de manzana en lugar de patata. –       Pudin de verduras, de setas o de setas con puerros y gambas. En estos platos se puede utilizar gelatina neutra en vez de natas y huevos. –       Canelones de jamón de york: en su interior colocar un puerro cocido o espárragos, espolvorear sobre ellos clara de huevo cocida y picada. Se acompaña de vinagreta. –       Ensalada de escarola con granada, nueces y taquitos de queso fresco desnatado. Para brindar Dicen que brindar con agua da mala suerte, pero durante la comida es el acompañante menos calórico. Le siguen el vino de Rioja y el tinto de verano con caseva blanca, la cerveza sin alcohol y la clara, aunque esta última opción es peor que el vino porque te abre el apetito. En el momento del brindis, elige la sidra que por cada 100 ml. aporta solo 65 Kcal. frente a las 200 de la misma cantidad de cava. Hay que evitar el resto de bebidas alcohólicas, por ejemplo la mayoría de los chupitos contienen una media de 500 kcal. Conviene olvidarse de las copas, nada de anís o coñac, podemos tomar como mucho un dedo de whisky.

Y de postre…

–       Manzanas al horno rellenas de requesón y canela. –       Piña y melocotón acompañados de nata light hecha con leche desnatada. –       Macedonia de frutas. Os dejamos el video para que aprendáis a hacerla y recordad… Disfrutad con coherencia de estas Navidades, ¡os va a compensar!      

El síndrome del comedor nocturno

Si nos preguntan por trastornos alimenticios, seguro que hay un par de palabras que enseguida nos vienen a la cabeza: ‘anorexia’ es una, ‘bulimia’ es la otra. Pero es ésta una visión muy reducida del concepto y es que, en los tiempos que corren y, afectados por unos ritmos de vida frenéticos y, a menudo, desconcertantes, más de uno está trastornando sus costumbres alimenticias casi sin darse cuenta. Hoy queremos hablarns de un síndrome que aqueja sigilosamente a gran parte de la población afectando muy negativamente a la salud: el del comedor nocturno. Se trata de individuos que experimentan una falta de apetito en las primeras horas del día mientras que por la noche sienten un impulso incontrolable por atracar la nevera. Este tipo de conducta, una de las más frecuentes en la actualidad, se hace presente unas horas después de la cena provocando que se ingieran una dosis excesiva de calorías precisamente en los momentos de la jornada en los que menos las necesitamos. Sin embargo, lo curioso es que -causa o consecuencia de esta práctica- durante el día no se siente hambre. Entrando en un círculo vicioso Esta gran ingesta de comida a deshoras hace que el organismo centre sus esfuerzos en digerir los alimentos provocando insomnio. Diciéndolo ‘mal y pronto’ esto es como la pescadilla que se muerde la cola porque resulta que el hecho de estar despierto hace a su vez que el afectado sienta ganas de levantarse e ir a comer. Total, que el comedor nocturno entra en un círculo vicioso del que solo podrá salir si disminuye el estrés psicológico y se hace fuerte para controlar los impulsos de gula. Este trastorno suele ser más frecuente en personas con obesidad y es una de las causas más importantes de su aumento de peso. El diagnóstico de esta enfermedad es complicado y diríamos que podemos considerar ‘comedor nocturno’ a una persona que ingiera más del 25% del total de las calorías de su dieta durante las horas posteriores a la cena. Además, esta práctica debería ser un hábito, es decir, lo hace de manera repetitiva. Otro de los síntomas de estos enfermos es que se saltan el desayuno y comen muy poco a primeras horas de la mañana, lo que provoca asimismo una alteración en su reloj biológico. El síndrome del comedor nocturno hace que apenas duerman por las noches mientras que experimentan conductas compulsivas así como ansiedad y estrés. ‘Desayuna como un rey, come como un príncipe, desayuna como un mendigo’ Nos encanta este dicho popular. Ya lo hemos repetido muchas veces pero queríamos traerlo como colofón a este post porque resulta que nos viene que ni pintado. Los comedores nocturnos siguen este saludable lema, pero justo al revés. Por todo lo antes dicho, este síndrome revela la importancia de mantener un orden en la dieta diaria, con un adecuado fraccionamiento y distribución de las comidas. Por otra parte, nos descubre que existe una íntima relación entre las horas de sueño, el estrés, las emociones y la ingesta de alimentos. La lección es que para prevenir desórdenes alimenticios de este tipo, hay que intentar seguir las pautas generales de una dieta sana y equilibrada. Esto supone:
  • no saltarnos las comidas
  • no concentrar las colorías en una sola ingesta diaria
  • completar la dieta con plantas u otros ingredientes alimentarios capaces de favorecer la relación o tonificar el sistema nervioso.
Plantas con efectos relajantes o tonificantes
  • Plantas: Valeriana, Melisa, Tila, Espino blanco, Lavanda, Azahar, Romero, Amapola, etc…
  • Aminoácidos: L- Triptófano.
  • Vitaminas: Vitaminas del grupo B (sobre todo B1, B3 y B6)
  • Oligoelementos: Manganeso, Cobalto.
Por todo lo antes dicho, es crucial el abordaje de esta enfermedad de un modo interdisciplinario. No solo hay que ordenar las comidas y su fraccionamiento, sino fomentar además el autocontrol y reducir el estrés tanto emocional como psicológico de estos pacientes. Como siempre, el apoyo de aquellos a quienes queremos, es fundamental.

El peso psicológico en la obesidad

El día a día nos enfrenta a cánones de belleza utópicos. Todos vemos a modelos que pasean sus cuerpos delgados en conjuntos de talla mínima. La televisión y las revistas, los anuncios de las marquesinas, todo parece una confabulación contra los kilos de más y, sin embargo, justo en la otra cara de la moneda, nos encontramos a un montón de personas que afrontan otra realidad bien distinta: el sobrepeso, y en casos extremos, la obesidad. El número de personas con trastorno de peso aumenta con los últimos tiempos y lo más preocupante, no es el aspecto físico que nos vende la sociedad de consumo, ni mucho menos, sino que este problema deriva en otros trastornos que afectan a nuestra salud:
  • Físicos: provoca problemas cirulatorios, digestivos, cardiovasculares y óseos, entre otros.
  • Psicológicos: en algunos casos puede sumir al paciente en un estado de ansidad y/o depresión.
¿Por qué es tan difícil, a veces, perder peso? A pesar de la cantidad de anuncios, de la proliferación de centros de adelgazamiento, de productos para perder peso de todo tipo, el hecho es que perder peso suele ser difícil. Pero, ¿esto a qué se debe? La mayoría de los causantes de la obesidad no nos resultan desconocidos:
  • Mala alimentación. Falta de nutrientes, exceso de grasas saturadas o alimentos refinados, por ejemplo.
  • Vida sedentaria. De casa al coche, del coche al trabajo, del trabajo al sofá… ¿os suena?
  • Problemas endocrinos, como pueden ser en las tiroides.
  • Trastornos hormonales, en el ciclo menstrual o con la menopausia.
  • Pero además de estos factores ‘más famosos’, un tratamiento adelgazante también debe tener en cuenta e ir adaptándose con ayuda de la medicina convencional o natural a otros factores como los ambientales o psicológicos.
Factores psicológicos La depresión, la ansiedad, el aburrimiento o la soledad son a la vez causas y consecuencias de la obesidad. ¿A quién no le ha pasado que en momentos de nerviosismo se ha puesto a comer sin control? Es más, no solo comemos, sino que devoramos a menudo sin seleccionar bien los alimentos. Por otro lado, la pereza o la falta de voluntad nos pueden invitar a quedarnos en casa favoreciendo la falta de movimiento. Entonces, es cuando nos metemos en un círculo vicioso porque, el hecho de convirtamos a la comida en una compensación frente al desánimo y la tristeza nos genera un sentimiento de culpabilidad al ver cómo vamos cogiendo peso poco a poco. Si utilizamos los alimentos como una droga más frente a la sensación de fracaso y frustración, podemos desencadenar un sentimiento depresivo del que a menudo, es muy complicado salir. Por ello, en esta difícil misión de perder peso es importante que contemos con ayuda. Alguien que nos asesore, nos apoye y estimule en nuestra tarea, es fundamental. En este proceso, no solo la pérdida de kilos es nuestro objetivo sino que el fin último es conseguir modificar unos hábitos de vida erróneos por un comportamiento más saludable, más allá del tiempo que dure el tratamiento. La Naturaleza a nuestra disposición
  • El optimismo, la energía y la ilusión tienen que ser palanca para el cambio y, como ayuda, la Naturaleza pone a nuestra disposición multitud de terapias y sustancias beneficiosas como por ejemplo:
  • Los suplementos ricos en vitamina B, que son tonificantes del sistema nervioso y anímico.
  • Los aminoácidos como el triptófano, relajantes naturales.
  • Las plantas medicinales como el ginseng y el romero que son tonificantes y la melisa y el azahar que cuentan con propiedades relajantes.
  • La Terapia Floral, que trabaja con flores de Bach.
  • Y como último aliado natural, las técnicas relajantes. Aquí os dejamos estas tan sencillas que podéis empezar de ya mismo en el trabajo. Como siempre os decimos, ¡no dejéis para mañana lo que podáis hacer hoy!

Ponme azúcar, moreno

¿Os acordáis de ‘Azúcar Moreno’,  aquel el dúo flamenco que nos representó en Eurovisión? Pues no, no vamos a hablaros de él -sentimos defraudar el corazón de sus fans, 😉 – sino del azúcar propiamente dicho. Hoy queremos acercaros al azúcar integral de caña, o azúcar moreno, y aconsejaros que lo incluyáis en vuestra dieta porque es muy, pero que muy saludable. Un poquito de historia El azúcar  de caña debe su nombre al país que lo produce y, teniendo en cuenta su color o su proceso de producción, algunos lo llaman azúcar moreno, negra, mascabada, cruda, sin refinar, demerara, en fin, para gustos los nombres. El proceso del azúcar moreno es la caña, como su propio nombre indica. Se trata de una gramínea con aspecto de hierba de cuyo tallo se trae un jugo concentrado y formado en su mayor parte por agua y sacarosa. De estos componentes, lo que se cristaliza en la fábrica azucarera es la sacarosa. Del azúcar blanco tradicional al que estamos más acostumbrados, el azúcar moreno o integral se diferencia porque no es refinado. La melaza es lo que lo hace más pegajoso y, una observación, mientras más pegajoso notéis el azúcar, menos refinado será y por lo tanto, conservará más propiedades nutricionales. Aparte de su delicioso sabor a regaliz que lo hace idóneo para cocinar platos dulces, el azúcar moreno tiene un alto porcentaje de hidratos de carbono además de:
  • – vitaminas A, B1 y B2
  • – sales minerales
  • – melaza o miel de caña
  • – ácido pantoténico
Di adiós al azúcar blanco El azúcar blanco se somete a un tratamiento de refinado y a progresivos blanqueamientos que lo hacen más dulce pero menos saludable. Si empezamos a sustuirlo por azúcar moreno en nuestro régimen alimenticio cotidiano, obtendremos un montón de beneficios porque:
  • Es muy rico en sales minerales que alcalinizan nuestro PH. En cristiano, esto es muy saludable porque nuestro PH sanguíneo suele ser demasiado ácido.
  • Ayuda a regular los niveles de de azúcar en sangre
  • Es un aliado de la circulación de la sangre que evita la formación de trombos
  • Con él, nos prevenimos la desnutrición
  • Combatimos el cansancio
  • Y atentos, ¡también favorecemos nuestro desarrollo mental
Ponle azúcar moreno a tu cocina No esperes, hay un montón de momentos en los que aprovechar los beneficios saludables del azúcar moreno. Se nos ocurre que lo uses si te gustan las recetas de repostería, pero también para infusiones, cafés, zumos, yogures... en definitiva, para TODO. Y como no nos gusta dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, nos despedimos con una deliciosa receta. Para ir abriendo boca.
HELADO “LIGHT” DE FRUTOS DEL BOSQUE Ingredientes
  • 400 g de frutos del bosque: frambuesas, moras, arándanos…
  • 75 ml de bebida de soja “Hijas del Sol”
  • Azúcar moreno “Hijas del Sol”
  • Sal
Congelar la fruta; molerla con la batidora, incorporando a la vez el azúcar moreno Hijas del Sol, una pizca de sal y la bebida de soja “Hijas del Sol”  hasta conseguir una crema densa y uniforme. Para conseguir que no se formen cristales de hielo, echar la mezcla en un envase hermético e introducirlo, bien cerrado, en la nevera; sacarlo cada media hora aproximadamente y removerlo bien; repetir esta operación unas cuatro o cinco veces y, finalmente, pasarlo al congelador.

Que la diabetes no te amargue la vida. Consejos para prevenirla.

¿Sabías que la diabetes mata a una persona cada 8 segundos? Ricos, pobres, mayores, pequeños, esta enfermedad no entiende ni de edades, ni de países ni de condición social. Por eso hoy en el Día Mundial de la enfermedad, la Federación Internacional de Diabetes (FID) nos recuerda que no podemos ignorando estas cifras. Hoy, desde Ynsadiet, aprovechamos para preguntarnos, ¿qué es lo que hace que la diabetes gane cada vez más terreno? Pues se ha demostrado, que no solo es cuestión de genética sino que los malos hábitos de alimentación y el estilo de vida son también grandes culpables. El porqué de la diabetes Antes de nada, nos remontamos al origen de la enfermedad: la insulina, que es una hormona fabricada por el páncreas y que permite que las células utilicen la glucosa de la sangre como fuente de energía. Decimos que es el origen de la diabetes porque la enfermedad se produce por uno de estos dos motivos (o por la suma de ambos):
  • nuestro páncreas no es capaz de producir suficiente insulina.
  • nuestro organismo no logra utilizar la insulina que produce.
Estos fallos generan un aumento de los niveles de glucosa en sangre que pueden lesionar el organismo a largo plazo y hacer fallar a órganos y tejidos. De los dos tipos de diabetes, el 1 se presenta en niños y adolescentes ya que se hereda genéticamente mientras que el 2 afecta más a los adultos y, atentos al dato, en muchos casos se debe a estilos de vida poco saludables. Es un hecho, la diabetes de tipo 2 parece imparable y ya afecta a casi un 14% de los españoles mayores de 18 años. Y lo que es más alarmante es que comienza a afectar también a los más pequeños. ¿La buena noticia? Que este tipo de diabetes se puede combatir. ¿Cómo? Siguiendo una vida normal aunque más saludable. a. Tan fácil como hacer un poco de ejercicio… Evita el sedentarismo y mejorarás los niveles de colesterol y la presión arterial. Además, potenciarás la resistencia a la insulina. Otro valor añadido del ejercicio es que te aporta bienestar emocional, liberándote del estrés de la jornada y aumentando la autoconfianza. Nos interesa cualquier tipo de actividad física, por pequeña que sea, aunque lo suyo es practicar también alguna aeróbica porque son las que más glucosa consumen. Aeróbicos son caminar rápido, montar en bicicleta o nadar. Aparte de consumir glucosa, también necesitamos estimular las fibras musculares y esto ocurre cuando el ejercicio se prolonga más de media hora. Así, ayudamos a transportar la glucosa al interior de las células, que sería el mismo efecto que la insulina. Incluye el ejercicio en tu agenda semanal. Como el efecto dura hasta un día, sería perfecto hacer deporte a diario o al menos en días alternos. También es importante mantener la intensidad del ejercicio. Cuando el organismo empieza a perder la respiración es síntoma de que ha empezado a quemar una gran dosis de glucosa. Si la persona no está muy habituada al deporte, al principio debería evitar hacer actividades de gran intensidad. Quienes padezcan sobrepeso es probable que cuenten con problemas osteo-articulares. Para ellos se recomiendan actividades acuáticas como el aquagym que tienen mucho menor impacto. b. … y claro, comer bien
  • Esto lo sabemos todos, fundamental es reducir el consumo de azúcares que demandan la insulina.  Además, el azúcar o los alimentos ricos en azúcares suelen aportar nutrientes poco deseables como grasas saturadas, colesterol y sal, pero no son nuestros únicos enemigos en la batalla contra la diabetes.
  • Otros alimentos perniciosos son los que contienen harinas refinadas como el pan blanco, cereales, arroz blanco o bollería porque se digieren y pasan a la sangre tan rápidamente como los azúcares, necesitando gran cantidad de insulina.  Podríamos sustituirlos por otros que contengan fibra, como el arroz integral o panes de avena.
  • La comida rápida es nuestro peor enemigo. Hamburguesas, pizzas, fritos… aportan demasiadas grasas saturadas y conviene sustituirlas por frutas, verduras y vegetales, en general.
  • Otra clave en la dieta contra la diabetes es la variedad. Hay que incluir todos los grupos alimenticios, cada uno, en las medidas que marca la pirámide de una alimentación saludable.
  • Recomendable es también comer 5 ó 6 veces al día (ojo, repartiendo la cantidad, no comiendo 5 ó 6 veces más). Si se reparte la alimentación en varias tomas a lo largo del día el impacto sobre las cifras de glucosa en sangre es mucho menor, a la vez que moderamos nuestro apetito.
  • Lo cierto es que la mayoría de los diabéticos son obesos por lo que se recomienda bajar las calorías de la dieta. La dieta hipocalórica consiste en restringir las cantidades de grasa y los alimentos proteicos. Una vez perdido los kilos, igual de importante es mantener el peso.  Sería una pena volver a coger los kilos un año después con todo el esfuerzo que supone adelgazar…
Queríamos despedirnos contándoos un secreto: ¡ser diabético no está reñido con ser goloso! Y si no te lo crees, echa un vistazo a esta dulce receta. Granizado de tutti fruti, ¿lo compartimos?

¿Qué será lo que tiene el mango?

Si os digo ‘mango africano’ tal vez transporte vuestra imaginación hacia un lugar lejano, más o menos exótico pero cuanto menos sugerente… ¿no? Pues sí, hoy queremos hablaros del mango africano, un fruto natural que, además de tener un nombre sugerente tiene muchas propiedades positivas, sobre todo, para aquellos que estamos pensando en adelgazar. ¿Por qué el mango africano? Pues este tipo de mango tiene de especial que es uno de esos alimentos maravillosos que tienen la capacidad de hacer funcionar mejor a nuestro organismo solo con ingerirlo. De su semilla se extrae el principio activo IGOB 131 que está indicado para combatir algunos tipos de obesidades como la infantil o la que se deriva del efecto rebote de otro tipo de dietas.  Y no, no tendréis que ir a África a por él porque podéis disfrutar de estas propiedades con Gemoline Plus el quemagrasas que hemos elaborado a base de mango africano. Que, ¿cómo lo hemos descubierto? Ha sido una ardua tarea, no creáis. Para llegar a esta conclusión hemos realizado estudios con 102 personas obesas o con sobrepeso. Durante 10 semanas hemos diferenciado dos grupos: uno al que se le administraba Gemoline y otro al que se le administraba un placebo. Siguiendo ambos grupos la misma dieta de 2.700 kcal. los resultados fueron sorprendentemente diferentes: -Las personas que tomaron el placebo perdieron entre 1-3kg y redujeron su volumen abdominal 1- 2cm. –Las personas que tomaron Gemoline, perdieron más de 10kg y redujeron su volumen abdominal en más de 10cm, notándose una mayor evolución de la cuarta a la octava semana. ¿Acaso no os ha seducido ya el mango africano? El porqué de su sexappeal El sexappeal del mango africano radica en que pone varios mecanismos de nuestro cuerpo en acción (y ahora nos ponemos técnicos):
  • Disminuye la resistencia a la insulina. Al metabolizar los azúcares correctamente, no se acumulan en el organismo y generan el aumento del adipocito.
  • Disminuye la resistencia a la leptina. Está demostrado que cuanta más leptina hay libre o inactiva en la sangre, hay un mayor riesgo de obsesidad. Gemoline hace que la leptina llegue de forma directa al sistema nervioso y actúe en el propio centro de la saciedad.
  • Aumenta la adiponectina, que es la hormona que regula la destrucción de grasa y glucosa en la célula.
  • Inhibe la glicerofosfato deshidrogenas, la enzima que potencia la creación de glucosa y grasa.
  • Disminuye los PPAR Gamma. Gemoline consigue que se cierren estos receptores de grasa que haya en exceso dentro de la célula y normaliza su funcionamiento.
Pero, si pensabas que ya lo sabías todo de Gemoline, siéntante para leer esto. Gemoline es capaz de reeducar a nivel genético la célula grasa. Ya, pero ¿esto qué quiere decir? Pues quiere decir que genera una memoria que permite prolongar el resultado final del tratamiento.  Así que, abre tu corazón al mango africano, porque ésta tiene pinta de ser una de esas historias que dejan huella…

Pequeños hábitos que hacen de una buena vida una vida mejor

Suena el despertador. Otro día más. Nos levantamos, desayunamos y nos vamos a trabajar -si es que tenemos suerte de tener un trabajo con la que está cayendo. Tengamos vida laboral o no, lo cierto es que la rutina suele estar compuesta por movimientos que se repiten una y otra vez, hábitos los llamamos. Y ya que parece que estamos ‘condenados’ a ellos, ¿por qué no aprovechar esta energía para contribuir a nuestro bienestar?
Hoy queremos compartir contigo algunos trucos para introducir pequeños hábitos saludables dentro de tu vida diaria. No requieren mucho esfuerzo, ya verás.

No te despistes con la nutrición

  • Lo primero es no saltarse ninguna de las cuatro comidas principales e intercalar dos tentempiés (a media mañana y a media tarde). De esta forma, la insulina se segrerará de forma regular activando el metabolismo en general.
  • Una buena táctica contra la saciedad es aumentar el volumen de las comidas a base de legumbres u hortalizas, que no aportan muchas calorías.
  • A la hora de comer fruta, te recomendamos no pelarla porque en la cáscara es donde se concentra la fibra. Los alimentos con fibra son muy saludables pero ¡cuidado!, si no estás acostumbrado a ellos es mejor irlos incorporando poco a poco a la dieta.
  • Aparte de la fruta, otro aperitivo entre horas pueden ser los cereales, por ejemplo, las tortitas de arroz integral.
  • De la carne conviene evitar aquellos cortes más grasientos. Por ejemplo, de la vacuna podemos saltarnos sin complejos las hamburguesas comerciales y la molleja además de la tapa de asado. En cuanto a los fiambres, puedes elegir aquellos que tienen menos grasa como el jamón cocido o el lomo ahumado.
  • Por último, que nunca falte una botella de agua en tu mesa. El agua es la mejor amiga de nuestro organismo, además de limpiarlo aumenta el gasto metabólico. ¿Sabías que puedes gastar aproximadamente 50-60 calorías diarias si bebes al menos dos litros de líquido?
1, 2, 3… ¡empieza a moverte!
    • Hay que declarar la guerra al sedentarismo y las actividades cotidianas son un gran arma. Barrer, caminar, pasear al perro, hacer la compra… realízalos en sesiones de diez minutos a lo largo del día y te sentirás más ágil, lo prometemos.
    • No nos cansamos de decirlo, ¿te has parado a pensar en la cantidad de músculos que se mueven al subir las escaleras? Echa un vistazo a este video. Sería una pena desperdiciar todo este ejercicio cogiendo el ascensor, ¿no?
  • Otra cosa, ¿estar dos horas frente a la tele como una seta no te parece aburrido? Aprovecha la publicidad, levántate y estira los brazos y las piernas. Otra sugerencia es que hagas hueco en tu salón y te compres una bici estática, ¡que tu reality favorito no se convierta en una excusa para no hacer deporte!
  • Las nuevas tecnologías nos han facilitado mucho el trabajo, pero a veces hacen un flaco favor a nuestra salud. ¿Qué tal si de vez en cuando vamos a la oficina en vez de mandar un mail o llamar por teléfono? También se nos ocurre que te bajes del bus unas cuantas paradas antes, es un buen momento para dar uso a tu Ipod con tu música favorita. Ya por pedir que no quede. Te sugerimos que pienses en el pastón que te cuesta el abono de transporte y que no te lo compres, ¡andar y ahorrar de la mano van! 😉
  • Si eres de los que les toca llevar a los hijos al cole, deja el coche algún día en el garaje. Date un paseo con ellos y así aprovecháis para hablar. Hablando de hijos, es una mala costumbre eso de que les pidas que te lo acerquen todo, ¡muévete tú, comodón!
Algunas buenas prácticas que deberían ser hábitos Si te haces una lista para ir al supermercado y la respetas, consigues dos cosas: no comprar lo que no debes y no echar un montón de viajes inútiles para conseguir lo que se te ha olvidado. ¡Ah! Y ve a comprar comido, que la sección de pastelería desprende un olor muy traicionero… Para evitar tentaciones, ¡apártalas de tu vista! Pon la comida en las estanterías más altas o detrás de otras cosas. Los botes opacos son un plus, pero tampoco creemos que haya que volverse locos. Y mientras cocinas, tú también caerás. A todos nos entra ganas de coger algo. Engáñate con agua con gas -te llena más debido a las burbujas- o con alguna infusión edulcorada. Dale sabor a tus comidas con hierbas en vez de con sal. Puede darle más sabor a sus comidas con hierbas y condimentos como pimienta, comino, menta o cilantro. Así, ‘sin querer queriendo’, también te puedes olvidar el salero y no llevarlo a la mesa. Sirve las raciones en la cocina y así te evitas lo de repetir. Otro pequeño detalle que evita que te atiborres es que sueltes los cubiertos entre bocado y bocado. Comer con las manos también invita a comer más. Y eso es todo, amigos. O al menos por nuestra parte, pero seguro que tú conoces algún truco contra el sedentarismo o la glotonería. ¿Te animas a contárnoslo? Como diría un gran pensador, estamos seguro de que truco por truco y el mundo se acabará moviendo.  

Cómo comer bien y no arruinarse en el intento

Mucho se habla de la crisis económica, del desempleo, de la Bolsa, pero pocos, muy pocos se han parado a pensar en cómo está afectando esta recesión no solo a nuestros bolsillos, sino también a nuestra salud. Si el presupuesto se reduce, está claro que nuestros hábitos de consumo también se modifican pero, no nos engañemos, no todo vale cuando es nuestra salud lo que está en juego. Podemos sustuituir las marcas tradicionales por las blancas, la comida de restaurante por el tupper, pero nunca -y cuando decimos nunca nos referimos a JAMÁS- dejemos de tener una dieta saludable, ¡seremos pobres pero no dejemos de estar fuertes! 🙂 A esta altura os preguntaréis ¿cómo es posible comer bien y no arruinarse en el intento? Nosotros tenemos clara la respuesta: una buena alimentación no requiere mucho dinero, es más, incluso nos puede ayudar ahorrar. Tan sólo hay que echar un vistazo a la pirámide de la Dieta Mediterránea, que por cierto, ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad,  y entenderéis de qué estamos hablando. como comer bien y no arruinarse en el intentoSi nos fijamos, en la parte de abajo están los productos que, cada día, tenemos que comer en mayor cantidad. Se trata de cereales, harina, patatas, pasta, entre otros. Si subimos un escalón, nos encontramos al aceite de oliva, a las frutas, las verduras y las hortalizas. Ahora trasladémonos al mercado y comparemos el precio de un filete de carne roja (situado en la parte de arriba de la pirámide y, por tanto, cuyo consumo se recomienda solo ocasionalmente) frente a un plato de hortaliza (aconsejable a diario): 3 euros (250 g. filete de ternera) vs 0’50 euros (250g. calabacines).  Victoria aplastante, ¿verdad? Pues lo mismo ocurriría si siguiésemos comparando el precio de la fruta para el postre frente al de la repostería o el de los embutidos frente a las ensaladas, por poner algunos ejemplos. Céntimo a céntimo podríamos ahorrarnos muchos euros. La sabiduría de antaño
Todos conocemos ese dicho popular que dice: ‘Sabe más el diablo por viejo que por diablo’. Pues con la comida ocurre lo mismo y nadie, mejor que nuestros mayores sabe alimentarse bien por poco dinero. Y es que, antaño, se comían más patatas, más cereales, más legumbres, más productos de la tierra, mientras que con la vida ‘moderna’ se han ido abriendo hueco en nuestros estómagos no ya solo la comida basura, sino otros platos de los que conviene no abusar como son los mariscos, el pescado azul o los embutidos excesivamente curados. Esto ha provocado que enfermedades como la hipertensión arterial, el cáncer de colon, la diabetes o la hipercolesterolemia sean más habituales en nuestros días. Sus causas están relacionadas con el exceso de azúcar refinado en la alimentación, de sal y de grasas mientras que existe gran escasez de fibras. Si miramos en nuestras despensas, no tardamos en ver la viva imagen del despilfarro:
  • ¿Qué encontramos en mayor cantidad… repostería comercial o artesanal? Pues nos atrevemos a apostar que de la primera.
  • El aceite de oliva virgen. Mientras que la dosis diaria recomendada es de dos cucharadas por persona, la mayoría de nosotros no duda en abusar de fritos, rebozados, empanados, regarlo a grandes chorros por las ensaladas…
  • ¿Y qué hay de las bebidas con gas? ¿Quién no tiene una botella de dos litros de esa mal conocida por ‘chispa de la felicidad’? Pues no, señores, los dos litros de líquido que tenemos que beber al día son de agua, no de bebidas con gas, una alternativa mucho más barata y saludable.
Algunos consejos para capear la crisis mientras adelgazas:
  1.  Es una evidencia, pero si comes raciones más pequeñas,   gastas y engordas menos.
  2. Come pausadamente y mastica bien, así te saciarás antes.
  3. Evita el picoteo, las visitas a la nevera y a la máquina expendedora entre horas son un agravio para nuestro bolsillo.
  4. Sustituye la carne por los vegetales. Lo que dijimos antes, están a mejor precio.
  5. Pásate a los zumos y al agua, aportan más nutrientes y  no nos hinchan como las bebidas con gas o el alcohol.
  6. Ponte el gorro de chef. Cocina tú mismo y controla los ingredientes y las grasas perjudiciales.
  7. Sigue los consejos de un especialista. Un sistema integral como el  de Dietasol de control de peso, te ayuda a conseguir tus objetivos de una forma económica, siguiendo una vida sana y equilibrada.
  8. Y por último, pero no menos importante, como dice la canción ‘Always look at the bright side of life’. Sonríe, ahora que ya sabes que en tiempos de crisis cuidar tu alimentación puede resultar un ahorro. Felicidad es salud.